Al final, el factor cancha, a pesar de la ausencia de público, fue determinante en los cruces de los cuartos de final de la Euroliga. La Final Four, que se disputará en Colonia del 28 al 30 de mayo, ya conoce a sus cuatro representantes. Barça, Efes, Milán y CSKA pelearán por el título.

Real Madrid y Barcelona llegaban al quinto partido con trayectorias y sensaciones muy dispares. Los azulgranas, líderes de la fase regular, se encontraron en el camino con un hueso duro de roer, el Zenit de Xavi Pascual. El conjunto ruso, con una sólida defensa y un excepcional Kevin Pangos a los mandos, le complicó la vida a un Barça que fue incapaz de encontrar su mejor versión hasta el último partido.

Cuando más contra las cuerdas estaban los de Jasikevicius, cuestionado por su planteamiento de la eliminatoria, y después de un mal cuarto choque, consiguieron, por fin, ser fieles a su estilo y, aunque Mirotic volvió a rendir por debajo de lo que se espera de él, solventaron con claridad el duelo decisivo, con un buen Pau Gasol y, sobre todo, gracias al jugador culé más en forma, Brandon Davies.

Por su parte, el Real Madrid tiró de épica para empatar la serie y jugarse la clasificación en Estambul. Llenos de moral y recuperando para la batalla a Tavares, los de Laso llegaban sin ningún complejo, sabedores de la dificultad que entrañaba, pero conscientes de las dudas que habían generado en el rival. El duelo, que nada tuvo que ver con los dos primeros celebrados en Turquía, estuvo igualado hasta el final, pero esta vez, los de Laso no estuvieron acertados en los momentos decisivos y un triple de Simon, junto con el espectacular partido de Singleton, acabaron con el sueño de la remontada blanca.

El rival del Barça en semifinales será el Armani Milán, que sufrió de lo lindo para dejar en la cuneta, en el quinto partido, a la gran sorpresa de esta Euroliga, el Bayern Múnich. Los italianos, que apostaron por grandes fichajes, obsesionados con clasificarse para la Final Four, finalmente, lo han conseguido. Eso sí, tuvieron que recurrir a la mejor versión de Shavon Shields –34 puntos– para lograr una victoria ajustada, que tenían prácticamente en el bolsillo a falta de poco más de un minuto (91-79), pero que vieron como se complicaba, llegando a tener los germanos incluso balón para empatar.

Quien sí solventó por la vía rápida su eliminatoria fue el CSKA de Moscú, que se impuso con solvencia al Fenerbahçe. Los rusos no acusaron la marcha a la NBA de su estrella, Mike James, después de sus problemas con Itoudis. Los actuales campeones tratarán de revalidar el título aunque para ello tendrán que dejar primero en la cuneta al Anadolu Efes. Una Final Four que se presenta muy abierta y espectacular.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: Euroleague Photo

[Visitas 15, visitas totales web 562139]