La ya tiene finalistas. El y el Baskonia pelearán por el título después de dejar por el camino a y Barça, respectivamente. Los dos mejores equipos de la liga regular confirmaron su favoritismo y se hicieron con un hueco en la , aunque de manera muy diferente.

Por un lado, la entre madridistas y canarios se decidió por la vía rápida, con un 3-0 para los de Laso, pero con un Herbalife que desplegó, sobre todo en el segundo y tercer choque, ese juego vistoso y valiente que le ha clasificado por primera vez en su historia para la Euroliga y que puso en muchos apuros a los blancos.

Los actuales campeones de la Euroliga se han clasificado por séptima temporada consecutiva para la final, demostrando que han llegado al momento decisivo de la temporada en su mejor estado de forma, recuperando a jugadores importantes lesionados y llegando como favoritos a esta última ronda.

Muy diferente ha sido el otro duelo, el que midió a Baskonia y Barça. Los vitorianos después de llevarse un triunfo claro en el primer partido, ha sufrido y mucho para certificar su pase a la final, tras ocho años de ausencia. Los de –sí , el que ganó el año pasado la con el Valencia y cambió la cara a los baskonistas con su llegada tras la dimisión de Prigioni– se pusieron con un 2-0 tras remontar el segundo choque y querían sentenciar su pase en el Palau.

No lo tuvieron fácil. Este Barça, muy irregular todo el año y lejos del nivel que se espera de un equipo con su presupuesto, ha tirado, a falta de talento y acierto, de casta y de defensa. No se les puede negar a los de Pesic que hayan peleado hasta el final, a pesar de contar con ausencias reseñables como Ribas u Oriola. Con Hanga subiendo el balón y, en labores defensivas, midiéndose al base de los vitorianos y con todo el equipo azulgrana presionando a toda pista, el Barça consiguió frenar el ataque baskonista, reduciendo sus puntos y aumentando así sus opciones de éxito.

Es cierto que el Baskonia, en los momentos finales del tercer y cuarto duelo, ha hecho todo lo posible por no ganar, perdiendo incomprensibles que les costó el tercer punto en la eliminatoria y, solo, una prórroga en el cuarto. Con el último partido encarrilado, Vildoza erró en el saque de fondo, recordando a Splitter en la famosa final del triple de Herreros, y el Barça empató. El tiempo extra fue a cara o cruz y ahí, ganaron los vascos.

Sin tiempo para reflexionar, el miércoles arranca la gran final en el WiZink Center sin margen de error. El Madrid parte como favorito, pero si por algo destaca el Baskonia es por su carácter y no rendirse nunca. Dos equipazos en busca de un título.

 

Por
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete comunicación JGBasket

Foto: / S. Gordon