Como entrenadores intentamos que el ataque de nuestro equipo fluya. Para conseguirlo, tenemos que dotar a los jugadores de una serie de pautas que nosotros consideremos básicas para lograrlo. Estas premisas son independientes de la categoría en la que entrenemos, por ejemplo, si queremos que el jugador cuando reciba, ataque, no importa la edad del jugador.

Lo que hay que dejar claro a los jugadores son las posiciones fijas que tienen que ocupar dentro del campo. Es muy importante que sean meticulosos con dónde colocarse, no es lo mismo recibir un metro dentro o fuera de la zona, ya que las distancias se acortan y facilitarían el trabajo defensivo. En este sentido, cuando hablamos de minibasket, lo mejor es jugar con cinco jugadores abiertos para que tengan más espacio a la hora de atacar.

En otras categorías, podemos partir de una posición de cuatro abiertos y un interior o, algo más en desuso actualmente, pero que durante muchos años fue la más utilizada, tres exteriores y dos interiores. En este caso, nos vamos a centrar en jugar con cinco abiertos. Una vez decidido cómo queremos que se coloque el equipo, ahora tenemos que explicarles lo que queremos que hagan una vez que reciban el balón.

Para empezar, es importante que los dos jugadores más cercanos al jugador con balón, trabajen para recibir, una vez que reciban llega el momento de decidir. En muchos casos, los entrenadores optan por explicar a sus jugadores la situación de pasar, cortar y reemplazar. A mí me gusta más que el jugador que recibe el balón, ataque, siendo él quien decida lo que quiere hacer y sus compañeros se muevan en función de la decisión que tome. Es importante que, casi antes de recibir, ya sepan lo que quieren hacer.

Lógicamente, cuanto mejor sea la técnica individual de nuestros jugadores, más recursos tendrán para superar a su rival y poder obtener ventajas. Por eso, es importante que en categorías de formación en los entrenamientos se destine la mayoría del tiempo a trabajar los fundamentos individuales, porque una mejora colectiva pasa primero por una progresión individual.

Aunque ahora os vamos a explicar los movimientos en situaciones de 5c0, lo ideal es trabajarlo progresivamente, empezando con el 2c0 para seguir introduciendo jugadores. Partiendo de situación con cinco abiertos, el jugador con balón atacará, indistintamente por un lado u otro y sus compañeros se moverán todos en esa dirección. En el primer gráfico, el jugador con balón atacará hacia su lado derecho, 1 y 4 ofrecerán pasa de salida, 3 ganará línea de fondo y 5 ocupará el espacio de 2.

En el caso de que 2 decida atacar hacia el lado izquierdo, el jugador que ocupa la esquina (5) ganará la línea de fondo, mientras que el resto realizará un movimiento circular en esa dirección. Esta norma la aplicaremos en aquellos casos en los que los jugadores ataquen por encima del tiro libre a cualquiera de los dos lados y para los de las esquinas que ataquen con bote hacia el centro.

En el caso que el jugador de la esquina decida atacar por línea de fondo, a mí me gusta que haya un pase de salida en la esquina, por lo tanto, si 5 decide atacar por línea de fondo, 3 permanecerá en su posición ofreciendo un buen ángulo de pase, mientras que el resto de compañeros se moverán en la dirección del balón.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

(Visited 1 times, 2 visits today)