Cuenta atrás para el debut de Ricky Rubio esta temporada con los Wolves, el joven base de El Masnou ya ha completado varios entrenamientos con su equipo, no cabe duda que el equipo agradecerá la presencia del talentoso base español para revertir la situación de balance negativo que tienen actualmente. La situación no termina de ser crítica dado que hay un nutrido grupo de equipos que se encuentran en una situación similar, casos como Dallas, Denver, o Houston, todos ellos confeccionados para estar más arriba en la clasificación, y que sin embargo, aún no han encontrado la regularidad necesaria para enganchar una buena racha de victorias. El efecto Harden se va desinflando poco a poco, a medida que el nivel competitivo de sus Rockets disminuye.

Esta semana puede pasar a la historia por el “Popgate”, la sanción impuesta a los Spurs por haber dado descanso a cuatro de sus titulares ante Miami, un hecho que no sentó nada bien al comisionado David Stern, en una partido que se televisó a nivel nacional. ¿Coherencia frente a marketing?. Todos los entrenadores están de acuerdo con la postura de Gregg Popovich, y es que, ¿Cuál es el objetivo final a conseguir en una temporada?, para alcanzarlo es necesario dar descanso, y no sobrecargar las piernas de jugadores tan veteranos, pero, ¿Era el partido adecuado?, hay que recordar que los Spurs andaban en plena gira por el Este, con 8 partidos en 7 estados diferentes, y en apenas 12 días.

Grata sorpresa la de Golden State Warriors, que se alza al cuarto puesto en la conferencia Oeste, con un gran David Lee, perfectamente secundado por Stephen Curry, y Klay Thompson, el alegre estilo impuesto por Mark Jackson ha permitido mantener la capacidad ofensiva de años atrás, pero el nivel defensivo del equipo ha mejorado radicalmente, Bogut, el propio Lee, Landry, o el Rookie Barnes, están concienciados de la importancia que tiene ese equilibrio, y la incidencia en los buenos resultados obtenidos. La vida por Hollywood sigue igual, los Lakers siguen dando tumbos, encadenando partidos realmente buenos, con estrepitosos, y sonoros batacazos, el último contra Orlando. El “run and gun” de D´Antoni sigue esperándose como agua de Mayo, los puestos de playoff peligran, mientras que las voces que claman por el traspaso de Pau Gasol aumentan, las señales son claras, y ya no es raro ver a Gasol en el banquillo en los minutos finales de los partidos.

Por fin llegó la primera victoria de los Wizards, y muy sufrida, por lo que ha dejado de ser el único equipo sin conocer la victoria en la NBA, su entrenador Randy Wittman cada vez está más cuestionado, aunque no llega a los límites que está sufriendo Lawrence Frank en Detroit, las declaraciones públicas de sus jugadores atisban un despido a corto plazo, a no ser que la situación cambien radicalmente, la presencia de Kyle Singler en el quinteto inicial parecía ser un paso a favor para la recuperación, sin embargo la incoherencia de las rotaciones planteadas, acercan más al abismo a la franquicia. Cleveland, y Toronto acompañan en los últimos puestos tanto a Wizards, como a Pistons. Calderón está demostrando cada partido que su equipo necesita que participe más en la rotación del conjunto canadiense, los números le avalan.

Enfrentamientos de alta tensión como el de Boston contra Brooklyn han sido habituales en esta semana, Rajon Rondo perdió los papeles, y la oportunidad de alcanzar a todo un mito como Magic Johnson, en mayor número de partidos repartiendo 10 asistencias o más. Y es que los nervios, y la competitividad están a flor de piel en esta conferencia, en la que muchos conjuntos aspiran a conquistar el trono en el que se asientan los Miami Heat, imperiales, y dominadores de la NBA, junto a Memphis Grizzlies, el trío formado por Wade, Bosh, y Lebron, ha encontrado en Ray Allen al sexto hombre perfecto, que apuntala una segunda unidad muy eficaz para los intereses de los de South Beach, junto a Jamal Crawford, claro aspirante al galardón a final de temporada.

Los resultados confirman la realidad de ver a unos New York Knicks con aspiraciones reales después de tantos años, su balance hace que no se despeguen de la cabeza. Sólo dos dudas respecto a este equipo, su pésimo balance cuando sale del Madison Square Garden (5-4), y las derrotas encajadas, todas ellas ante equipos de similar balance, la última en el duelo directo contra sus vecinos de Brooklyn. Unos Nets que cada día ofrecen mejores sensaciones, solidez defensiva, y un ataque estructurado que saca el mayor provecho del talento que ofrece su genial base, Deron Williams.

 

Por Alex Senra del Cerro
Analista NBA para JGBasket

(Visited 1 times, 1 visits today)