El Real Madrid sumó su tercera Supercopa consecutiva en un partido vibrante, propio de una final, a costa de un Barcelona que, a pesar del gran partido de Mirotic –22 puntos y 7 rebotes–, no pudo evitar que Pablo Laso consiguiese su vigésimo título desde su llegada al Real Madrid en el verano de 2011.

Está claro que si Campazzo –MVP en los últimos cuatro títulos de su equipo– cruza el Atlántico para irse a la NBA, que todo indica que sí, este Madrid no será el mismo, pero hasta que haga las maletas, es un auténtico lujo verle jugar. Cuanto peor estaban las cosas para los suyos, cogió las riendas y dio él solo la vuelta al partido, con 12 puntos –a pesar de fallar cuatro tiros libres en los minutos finales– en el último cuarto, de los 21 que anotó.

Antes de llegar ahí, la primera parte fue de tanteo, con poco acierto y mucha intensidad, con la defensa del Barça ahogando las líneas de pase e impidiendo que le llegasen balones a Tavares, y con Deck frenando a Mirotic hasta los minutos finales en los que despertó con tres acciones de 2+1.  En definitiva, veinte minutos menos y todo por decidir, ya que los azulgranas se marchaban al descanso un punto por delante (31-32).

Tras el descanso, Mirotic, que se sentía más cómodo con la defensa de Randolph, seguía en racha y abría una pequeña brecha en el marcador. El partido se volvía muy físico y los de Laso necesitaban un revulsivo, ahí apareció Abalde, el nuevo fichaje del Madrid, lideró la remontada con ocho puntos e igualó de nuevo el choque, dejándolo todo para el último cuarto (50-49).

Jasikevicius había jugado muy bien sus cartas, se jugaba al ritmo que quería y no permitían correr al Madrid. Estaba claro que el partido se iba a decidir por pequeños detalles y, como casi siempre, desde el tiro libre. Una distancia desde la que no estuvo muy acertado ninguno de los dos equipos en los instantes finales. Cuando más quemaba el balón, aparecieron Heurtel y Campazzo, este por partida doble, para encarrilar la final antes de que Rudy metiese una mano providencial para recuperar el balón. Un título más para un equipo que sabe sufrir y, sobre todo, ganar.

Semifinales

TD Systems Baskonia, 68– Barça, 72

Iberostar Tenerife, 79–Real Madrid, 92

Final

Real Madrid, 72– Barça, 67

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: ACB Photo / E. Cobos

[Visitas 19, visitas totales web 573038]