Es bueno que los jugadores se vayan acostumbrando a realizar, desde pequeños, algún ejercicio de calentamiento para comenzar a entrenar con intensidad, ya que no es bueno empezar de golpe con una actividad física intensa, ya que lo mejor es ir progresivamente.

Lógicamente, hay que adaptar los ejercicios a la edad de los jugadores. Por eso, cuanto más pequeños son, lo mejor es hacer un juego para calentar, pero hay veces que nos olvidamos que a los mayores también les gusta jugar y es bueno también hacerles alguno de los juegos que os vamos a proponer a continuación para calentar, tratando, por supuesto, de adaptarlo a sus necesidades.

Como estamos entrenando a baloncesto, a mí me gusta que en la mayoría de los juegos el balón sea protagonista. Empezaremos por uno de los más conocidos, el comecocos. Cada jugador tendrá un balón, indicaremos dos jugadores que serán los que persigan. Sería bueno si pudiésemos tratar de diferenciarlos de los demás, bien con un balón diferente con algún objeto identificativo, por ejemplo un aro alrededor del cuello. Siempre botando y sobre las líneas, en la mayoría de las pistas confluyen un montón de líneas de otros deportes que hacen el juego más ameno y complejo, el jugador que persigue si consigue pillar al compañero o este deja de botar, pasará a escapar. Se puede complicar, haciéndoles botar con la mano no dominante o que los que son perseguidos solo puedan correr hacia atrás.

Otro de los juegos clásicos es la araña. Además de trabajar el bote, los jugadores que hacen de araña, sin darse cuenta están trabajando desplazamientos defensivos. A mí me gusta en este ejercicio que haya una araña en cada tiro libre y otra en el medio del campo, ya que obliga a los jugadores con balón a hacer diferentes cambios de ritmo para tratar de superar cada tela de araña. Los jugadores con balón saldrán desde línea de fondo con bote y tendrá que superar cada línea, en la que habrá un jugador sin balón que les trate de pillar, siempre deslizándose lateralmente. Si consiguen tocar a uno de los jugadores con balón, este lo deja y se suma a la tela de araña, cogiendo de la mano al compañero, obligándoles a que haya comunicación y los dos se muevan en la misma dirección, si se suelta, no podrán pillar.

Otro de los juegos que podemos hacer es el tumba conos. Dividimos a los jugadores, todos con balón, en dos equipos y repartimos conos por todo el campo, cuantos más, mejor. Uno de los equipos será el encargado de tumbar los conos y el otro, de devolverlos a su posición original. Los jugadores tienen que estar todo el tiempo botando y utilizar la otra mano tanto para tumbar los conos como para levantarlos. Fijamos un tiempo determinado y al acabar, contamos los conos tumbados, cambiando luego el orden de los equipos. Gana el equipo que más conos haya tirado.

Por último, podemos jugar a una especie de quidditch, ese juego que puso de moda Harry Potter, pero aplicado al baloncesto y sin escobas. Dividimos a los jugadores en dos equipos, con un solo balón. En este juego, el objetivo es trabajar los pases y el trabajo sin balón. Cada equipo tendrá a un jugador en la línea de fondo contrario a donde “defiende”, con un aro agarrado con las dos manos. Mediante pases y, por supuesto, sin cometer infracciones tienen que avanzar y tratar de meter el balón por el aro, pudiendo el jugador que lo sujeta, desplazarse por toda la línea de fondo. Cada vez que metan el balón por el aro, suman un punto, ganando el primer equipo que sume cinco puntos. Si el otro equipo recupera el balón, serán los que ataquen hacia el aro. Podemos prohibir que un jugador se quedé clavado delante del aro del equipo rival, obligándoles a defender cada uno a un rival.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Publicada por primera vez el: 4 Nov de 2018 @ 22:57

(Visited 1 times, 21 visits today)