Al baloncesto se juega con todo el cuerpo y es un instrumento fundamental para obtener un mejor resultado en muchos aspectos del juego.

Hay que acostumbrar a nuestros jugadores a utilizar su cuerpo para generar ventajas ofensivas acompañadas, por supuesto, de un buen gesto técnico.

Aunque parezca una locura, al baloncesto se juega con todo el cuerpo y es un instrumento fundamental para obtener un mejor resultado en muchos aspectos del juego.

En algunas ocasiones, solo se enseñaba a utilizar el cuerpo a los jugadores grandes para sacar ventaja cerca del aro y, a veces, ni siquiera eso, siendo frustrante ver como se ponen debajo del aro y los compañeros les cuelgan balones. Por suerte, cada vez se ven menos estas situaciones, debido a que el nivel de los entrenadores de base ha ido en aumento gracias a la apuesta firme de clubes y colegios por la formación.

Con la enseñanza del uso del cuerpo no nos referimos solo al trabajo de recepción sino que abarca muchísimo más, desde las fintas hasta los cambios de ritmo o dirección, pasando por la protección del balón en las entradas o en el bote, sin olvidarnos, por supuesto, de una correcta posición corporal. Los jugadores tienen que ser capaces de controlar su cuerpo y utilizarlo para sacar la mayor ventaja posible.

Parece fácil, pero no lo es, sobre todo, si tienen el balón en su poder, porque eso requiere tener un buen control del bote para poder centrarse en su cuerpo y no estar pendientes del balón. Es importante que el jugador tenga una cadencia distinta, amplitud en el bote y lleve el balón separado del cuerpo para generar dudas al defensor. Además, algo esencial y que muy pocos jugadores son capaces de asimilar es que tienen que jugar con pausas y cambios de ritmo, no sirve ni que vayan andando todo el tiempo ni tampoco corriendo.

En el caso de que realicen alguna finta, lo fundamental es que el movimiento lo hagan lo más creíble posible para que el defensor caiga en la trampa. Si quieren romper hacia dentro con bote, para superar a su defensor es aconsejable que realicen una pausa previa, levantando su tren superior para que el defensor se relaje y atacarle en ese momento. El cuerpo tiene que ir acompasado, ya que si, por ejemplo, realizan una finta de tiro y solo hacen un gesto con el cuello, con el balón en una posición no muy ortodoxa de tiro, resultará poco efectiva.

Cada vez más, los jugadores, para darle más rapidez al juego, tienen que acostumbrarse a realizar fintas de pase sin dejar de botar, eso sí, haciendo hincapié en la posición de la mano para evitar que hagan manejo, ya que si con esa finta, el defensor se mueve, el jugador encontrará un espacio en ataque sin haber agotado bote. Hay que hacerles ver que con cada bote tienen que ser una amenaza para el rival.

Los pies también cobran un papel relevante tanto a campo abierto como en posiciones cercanas al aro. En las fintas de cambio de mano en velocidad para salir por el mismo lado, es muy importante exagerar con el gesto del pie en el lado de la finta, apoyándolo sobre la puntera y levantando el pie contrario para sacar más ventaja a la hora de salir en carrera. A la hora de finalizar también es fundamental que el jugador se acostumbre a dar los apoyos individualmente, saltando y midiendo la longitud de los pasos, alargando o acortando la zancada en función de los defensores para crear una mayor ventaja.

También es bueno enseñarles a nuestros jugadores a usar su cuerpo para proteger el balón entre ellos y el defensor. Si han superado al rival en carrera, tenemos que hacerles ver la importancia de cruzarse delante de él, controlando el tiempo y frenándose para fijar al defensor y ganar ventaja en la salida. Además el uso del cuerpo en las penetraciones o en las fintas es básico para su ejecución. Por ejemplo, en una finta de salida cruzada, si el jugador solo cruza el pie, expone el balón al defensor. Es aconsejable que ponga su cuerpo de muro entre el defensor y el balón, metiendo el pie y el hombro contrario a la mano de bote. En las finalizaciones también es muy útil para el jugador saber usar su cuerpo, pudiendo recibir mejor los impactos, logrando situaciones de 2+1 o evitando ser taponado.

 

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

 

Descubre más sobre uso del cuerpo y fundamentos baloncesto, te recomendamos:

Te puede interesar la sección de Libros sobre fundamentos baloncesto de Basketspirit

(Visited 1 times, 3 visits today)