Después de dos semanas de competición es buen momento para sacar las primeras conclusiones de lo que puede ser esta temporada NBA. Un curso en el que todos quieren destronar a los Warriors y en el que empieza una nueva vida en el Este tras la marcha de LeBron James a los Lakers.

Para empezar, en el Oeste, la vida sigue igual, los Warriors se afianzan en el liderato, dosificando a sus estrellas y con partidos soberbios de su trío estelar: Curry –51 puntos en tres cuartos –, Durant –25 puntos en un último cuarto– y Thompson –récord de triples en un partido, con 14 anotados–. Los rumores sobre enfrentamientos y posibles salidas de sus jugadores franquicias para el próximo año, no han hecho mella en un equipo que quiere seguir haciendo historia.

La sorpresa negativa en este inicio son los Rockets, el equipo que el año pasado obligó a los de la Bahía a ganarles en la final de conferencia en el séptimo partido, ha empezado con un balance de 1-5. La intención de  aligerar masa salarial para poder fichar a algún agente libre top, que nunca llegó, aunque siguen insistiendo en Butler, y el cambio de cromos en la plantilla, con la marcha, principalmente, de Ariza y Mbah a Moute, lejos de mejorar la plantilla, la ha empeorado. Sobre todo, si se tiene en cuenta que su fichaje “galáctico”, Carmelo Anthony no encuentra su sitio y es un agujero en defensa. Es cierto que esto no ha hecho más que empezar y que Harden no está físicamente en su mejor momento, pero el ritmo altísimo con el que asfixiaban a sus rivales está brillando por su ausencia.

Tampoco está siendo el comienzo deseado para los Lakers (3-5) de LeBron. Está claro que “King” James solo no se basta, a pesar de liderar a su equipo en puntos (27.8), rebotes (8.6) y asistencias (8), necesita que algún compañero dé un paso al frente para poder empezar a sumar victorias que les acerquen a los playoff, porque van a estar muy caros y ya empieza a ver que esto no es el Este.

En cuanto al resto de equipos, los Spurs, con Pau en un papel secundario, han empezado bien esta nueva era tras la marcha de Kawhi, Ginóbili y Parker y que buscan meterse una temporada más en la lucha por el anillo. Una grata sorpresa está siendo el inicio de los Nuggets de Juancho Hernangómez –renovado por una temporada más–, únicos capaces de batir a los Warriors.

El que está demostrando todo su talento, dejando boquiabiertos a los que no le conocían y callando a sus críticos, es Luka Doncic. El esloveno ya es el líder de unos Mavericks a los que no acompañan los resultados, pero que están viendo como el rookie promedia 19.6 puntos, 6.3 rebotes y 4.4 asistencias. Sin duda, una buena carta de presentación.

En el Este, la marcha de LeBron, además de hacer mucho daño a unos Cavs que van a sufrir de lo lindo esta campaña, ha servido de estímulo para los Bucks que han dado un paso al frente y, de la mano de Budenholzer, con Antetokounmpo como líder indiscutible, se mantienen como el único equipo invicto, con un baloncesto muy ofensivo, en el que el lanzamiento de tres ha cobrado un gran protagonismo.

Su gran rival, además de los imprevisibles Celtics, todo apunta a que serán los Raptors. Los de Toronto, muy dados a realizar grandes temporadas regulares y luego fracasar en playoff, saben que su bestia negra no está este año y buscan, de la mano de un renacido Kawhi Leonard, ser una seria opción al título de conferencia.

Por Víctor Escandón Prada
Periodista deportivo y entrenador superior de baloncesto
Gabinete técnico JGBasket

Foto: NBA Photos

[Visitas 16, visitas totales web 508074]