Siempre cuesta arrancar un Torneo y si no que se lo pregunten a algunos de los equipos que llegaban a este con la vitola de favoritos. Está claro que el primer partido no es determinante, ya que en el Europeo 2009, perdió su primer partido ante Serbia y luego acabando llevándose el oro, pero una derrota inicial puede provocar dudas en el y marcar el devenir de la competición.

La selección de se medía a una temible Croacia sobre el papel, pero fue menos fiera en la cancha. Una gran fue suficiente para dejar a los de Repesa en 40 puntos y disimular las carencias ofensivas. Con este nivel defensivo está claro que España es el rival a batir. Ahora sólo queda afinar la puntería y estar más finos en ataque para lograr el tercer título consecutivo. Aún así, no deja de ser sorprendente que los españoles se impusiesen por un rotundo 68-40.

Francia y Lituania llegaban a Eslovenia como candidatas a todo, pero en su partido inicial no lo demostraron. Los franceses cayeron sorprendentemente ante una Alemania, que llega con la baja de Nowitzki y con la intención de reencontrar su juego. Por su parte, los lituanos fueron capaces de sobreponerse a un mal primer cuarto ante Serbia e igualar el choque, pero la juventud y calidad de los Ivkovic a cabo decantando el encuentro de su lado.

Por su parte, Turquía sigue demostrando que baja muchos enteros cuando compite fuera de sus fronteras y vio como, sorprendentemente, Finlandia se llevaba el triunfo. El gran partido de la jornada era el que enfrentaba a e Italia, los transalpinos se llevaron el duelo por 76-69.

El próximo rival de España y anfitriona, Eslovenia, pasó muchos apuros para deshacerse de una correosa República Checa a la que acabó imponiéndose por un ajustado 62-60. Está claro que no vale de nada ser favorito en las apuestas si luego no se refrenda en la cancha.

 

Por Prada
Periodista y superior baloncesto
Analista Eurobasket para JGBasket

Foto: FIBA Europe